Ver título al final del poema II

Me gusta cuando callas,
Porque levantas la expectación
En tu entorno.

Te toco con la mirada
Y acercarme no me atrevo.

Parezco un enamorado
Cautivo de tus palabras. 

Y mi alma rinde cuentas,
En tus barrotes de acorde.

Requiebros graves y agudos
Resuenan tus melodías
Entre lágrimas calladas. 

Y efusiva es la alegría,
Provocada por el  peso leve
De tu gran virtud.

Diste al traste con mi fuerza,
Me entraste entre ceja y ceja
Con rasgueo y diapasón,

Llevando mi corazón
Junto a la piel de tu cuerpo 

Me gusta cuando callas,
Desnuda…desenfundada…
Con curvas de jerarquía.

Una cárcel de madera,
Con barrotes de sonidos,
Notas libres afinadas,

Y unos sones esparcidos
Con libertad vigilada.

Tienes forma de mujer,
Y mil secretos te aguardan,

Y de por vida el cartel, de ser tú,
Quien acompaña. 

Cuando tú hablas GUITARRA
Las penas desaparecen…

Aun así;
Me gusta cuando callas,
Porque estás como ausente.

 

El título de este poema es GUITARRA. DDS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *