Siempre vuelves…

Siempre vuelves…

¡Y te vas!

Pero vuelves…

 

Por eso me acostumbré

A esperarte.

A no angustiarme

Con tu ausencia,

A tomar dosis de tiempo

Y paciencia en porciones

Controladas.

Siempre vuelves…

Como las gaviotas

A las playas

En la antesala de la noche,

Como el recuerdo del

Primer beso

Como el azahar en primavera

Cuando mudan los naranjos.

 

¡Y te vas!

Huyes de aridez

 Y La calima,

Pues traes el calor

Y las brasas

En tus palabras de fuego.

Y vuelves…

No sé el día exacto

De nuestro encuentro,

Si las brisas de las rías hicieron

Sabio conjuro en nuestro honor,

O si, cierto es que el poder de las musas

Puede ser  infinito.

 

Tus labios eran de celulosa;

Los míos de tinta barata,

Y aun así;

Olvidamos firmar la fecha

De nuestro idilio.

 

Vuelves con el otoño,

Con el frescor de nuevas creaciones;

Con el saco cargado de ideas suculentas,

Y con la experiencia que te proporcionan

Tus meses de voluntario exilio.

 

El otoño es la nostalgia

Del verano que se fue

Y a la vez su reflexión.

 

Cada día, soy más de ti,

Y menos mío por ende,

Porque sé que siempre vuelves,

Y vuelves entre otras cosas

Porque naciste para eso,

Para volver a volver,

Un día…y otro día…

Es simple etimología,

Por eso te llaman verso…

Y los versos siempre vuelven.

 

Estimados lectores: hoy 18 de septiembre de 2013, queda inaugurada la tercera temporada de www.lasevilladelduende.es  

                                                                     Bienvenidos a vuestra casa.

 

3 Replies to “Siempre vuelves…

  1. Me alegro mucho que esa inspiracion haya, por fin vuelto a tu encuentro.Me ha encantado la forma en que lo expresas aqui.Enhorabuena y que “ella”nunca te deje.Sigue adelante…y mucho animo!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *