Me niego a decirte adiós

Por los momentos vividos,
Contigo brindar quiero,
Prematuro pasajero,
De este viaje furtivo.

Tan fugitivo de inicio,
Obligado a ser valiente,
Al borde del precipicio,
Hay amores, que no se entienden.

La vida te da su cruz,
Tu a cambio tu cara afable,
Detalle considerable,
Tu muestra de gratitud.

Y te hablo en la distancia,
Con el desconocimiento,
Pero tu buena energía,
Dan fuerza para estos versos.

En este barco velero,
Que la vida se convierte,
Nunca de navegar se cesa,
Solo cambiamos de mar,
Y siempre izamos las velas.

Y en los mares de esperanzas,
Con diáfanas aguas verdes,
Aparecen nobles almas,
Que te acogen y protegen.

Tatuado está en la historia,
Nadie se va para siempre,
Sigue vivo en la memoria,
De aquellos que lo quieren.

Aquí se anclan mis letras,
Aunque solo sea de oídas,
Me alegro de conocerte,
Admiro tu valentía,
Te deseo en la dos vidas,
Buen viaje y buena suerte.

Hoy has entrado en mi mente,
Y aunque despedirte quieres,
Te digo de corazón,
Que no puedo complacerte,
Me niego a decirte  adiós.

3 Replies to “Me niego a decirte adiós

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *