Lágrimas Penitentes

Lloran círios encendidos, lágrimas de cera viva,
¡Llora!, el nazareno afligido, por no verte tu carita,
llora aquel que te ve, porque ya no está en tu fila.

Y llora el que un año espera, y tu belleza encandila,
No es panorama luctuoso, más lágrimas son de alegría,
Que un entorno más hermoso no se creó todavía.

Paso a paso y junto a ti, ¡tú, soberana Sevilla!
Que alzando la vista al frente,Tu visión se desvanece,
Entre tumulto y mantilla.

Son de capa o de ruán, terciopelo o percalina,
Antifaz de los secretos, un buen cofre de por vida,
Nazareno o penitente, con melodía o silente
Y una saeta de altura…
Abrigada de espadañas, sacada de las entrañas
para la madre más pura.

Caminante de la fe, peregrino de promesa,
Sientes tu alma crecer y gozo es tu penitencia,
Paso a paso junto a ti,a compás de bambalinas,
Año tras año y aquí, porque no eres flor de un día.

Se abren las puertas del templo, regresa la cruz de guía,
Y llora hasta el llamador, que un capataz armonisa,
Dejando atrás una huella, de esperanza que camina.

Llora el que tanto te ha orado,
Lloran los lírios “moraos”
Y todo aquel que te mira

Lloran los círios candentes…
Lágrimas de cera viva.

DdS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *